Planes de pensiones Planes de pensiones

Un plan de pensiones, o en su denominación actual plan de previsión social, no es más que un sistema de ahorro diseñado para consolidar un capital del que podremos disfrutar en el momento de la jubilación y que por sus características puede tener ventajas fiscales durante su constitución.

Planes de pensiones

En detalle:
1.- Definición
2.- Características
3.- Tipos de fondos de pensiones
4.- Operatoria durante la vigencia de la póliza
5.- Operatoria al vencimiento de la póliza
6.- Fiscalidad

Ten en cuenta que:

  • Un plan de pensiones no garantiza rentabilidad alguna.
  • Se trata de un producto de ahorro con liquidez muy reducida.
  • Una vez contratado puedes realizar las aportaciones conforme consideres más adecuado, mensualmente, una vez al año, etc.
  • Se trata de un producto a muy largo plazo por lo que su fiscalidad puede variar con el tiempo, tanto en cuento al momento en que realizas las aportaciones como cuando percibas el capital constituido.

1.- Definición

Como su propio nombre indica se trata de un producto de seguro diseñado para garantizar un capital o unas rentas en el momento de jubilación del titular. Así pues estamos hablando de una operación a muy largo plazo.

2.- Características

Si bien se trata de un producto muy similar al seguro de ahorro, por lo que en ocasiones se confunden, tiene una serie de características que lo hacen muy distinto del seguro de ahorro.

  1. En cuanto a la rentabilidad hemos de señalar que en este caso no existe una rentabilidad mínima garantizada, por lo que al igual que en un fondo de inversión nos podemos encontrar con que haya momentos en los que no obtengamos rentabilidad o incluso obtengamos rentabilidades negativas.
  2. En este tipo de seguros hemos de distinguir entre la empresa de seguros y la gestora de fondos de pensiones. La primera de ellas es la empresa que diseña y comercializa el producto mientras que la gestora es la empresa encargada de rentabilizar las aportaciones de los asegurados con el fin de obtener una rentabilidad que permita satisfacer las prestaciones contratadas.

3.- Tipos de fondos de pensiones

Los fondos de pensiones al igual que los fondos de inversión invierten en multitud de activos financieros para así obtener las rentabilidades necesarias para garantizar las pensiones futuras de los asegurados. Así pues existen distintos tipos de fondos de pensiones en función de los mercados en que inviertan:

  1. Renta Fija, sólo invierten en renta fija.
  2. Renta Fija Mixta I, hasta un 15 % del patrimonio en renta variable y el resto en renta fija.
  3. Renta Fija Mixta II, entre un 15 % y un 30 % en renta variable y el resto en renta fija.
  4. Renta Mixta Variable, invierten entre un 30 % y un 75 % en renta variable y el resto en fija.
  5. Renta Variable, como mínimo invierten un 75 % en renta variable mientras que el resto lo invierten en renta fija.

Así pues el asegurado siempre podrá encontrar aquél fondo de pensiones que más se ajuste a sus pretensiones de rentabilidad y riesgo.

4.- Operativa durante la la constitución del capital

  • En cuanto a la frecuencia de las aportaciones, esta puede ajustarse a cualquiera de nuestras necesidades, mensual, trimestral, semestral o anual. En el caso de que nos decidamos por una frecuencia mensual hemos de pensar que muchas compañías tienen recibos mínimos de unos 30,05 euros.
  • Puesto que se trata de operaciones a muy largo plazo es frecuente fijar, en el momento de la contratación, un incremento anual de las aportaciones que anule el efecto de la inflación. En caso de fijar algún sistema de este tipo lo más aconsejable es utilizar sistemas en progresión aritmética.
  • Se trata de un producto exento de liquidez, así pues no podemos disponer del capital invertido o acumulado hasta que no nos jubilemos.
  • Lo anterior no es inconveniente para que podamos realizar una serie de ajustes y "disposiciones" durante la vigencia de la póliza en caso de necesidad:
    1. Podemos solicitar el traslado de nuestro capital acumulado de un fondo de pensiones a otro en el momento que estimemos oportuno. Esto nos permite llevar nuestro capital a aquel fondo que consideremos más adecuado en cada momento.
    2. Al igual que en los seguros de ahorro podemos paralizar la realización de aportaciones en el momento que consideremos oportuno, de tal modo que el capital acumulado hasta esa fecha seguirá rentabilizándose de cara a nuestra jubilación.
    3. Existen planes de pensiones comercializados en nuestro país que incluyen coberturas por desempleo, esto es, si por cualquier circunstancia nos encontramos desempleados por más de un determinado período de tiempo podemos solicitar al plan que con cargo al capital acumulado se nos proporcione una determinada renta mensual que posteriormente deberemos devolver.
    4. Existe la posibilidad de solicitar un préstamo con cargo al capital acumulado y en condiciones mucho más ventajosas que las de mercado.
    5. En caso de fallecimiento del titular sus herederos legales o los beneficiarios que haya establecido para dicha contingencia obtendrán la totalidad del capital acumulado a dicha fecha, cobertura que en algunos casos va acompañada de otra serie de garantías adicionales.
    6. Los destinatarios de las aportaciones realizadas por los participes a partir de los 65 años serán los herederos.

5.- Operativa en el momento de rescate del capital

Al igual que en los seguros de ahorro al vencimiento de la póliza la compañía de seguros nos dará a elegir entre distintas opciones siendo las más destacables las siguientes:

  1. Disposición total mediante un único capital.
  2. Disposición mixta, mediante un capital y una renta.
  3. Disposición mediante una renta temporal o vitalicia.

6.- Fiscalidad de los planes de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones afecta tanto a su constitución como al momento de la percepción del capital consolidado.

Previsión financiera y ahorro a largo plazo
Te ayudamos a gestionar tus finanzas personales