Carrito
No hay productos.

Ley de morosidad  - Introducción

Índice
1.- Introducción a la Ley
  1.1.- Motivos
  1.2.- Objetivo
  1.3.- Ámbito de aplicación y limitaciones
  1.4.- Medidas
2.- Principales modificaciones
  2.1.- Plazos de pago

1.- Introducción a la Ley

1.1.- Motivos

La anterior ley atendía al creciente problema de los plazos de pago excesivamente amplios y de la morosidad en el pago de deudas contractuales, debido a que deterioran la rentabilidad de las empresas, produciendo efectos especialmente negativos en las pymes.

Para esta ley, los efectos de la crisis económica se han traducido en un aumento de impagos, retrasos y prórrogas en la liquidación de facturas vencidas, que afecta en especial a las pymes, que funcionan con gran dependencia al crédito a corto plazo y con unas limitaciones de tesorería que hacen especialmente complicada su actividad en el contexto económico actual.

1.2.- Objetivo

La reforma tiene por objeto corregir desequilibrios y aprovechar las condiciones de nuestras empresas con el fin de favorecer la competitividad y lograr un crecimiento equilibrado de la economía española, que nos permita crear empleo de forma estable, en línea con una concepción estratégica de la economía sostenible.

Se fijan unos plazos máximos de 60 días para los pagos de empresas a sus proveedores y de 30 días en el caso de las administraciones públicas. Además, se elimina la posibilidad de que las empresas negocien otros plazos superiores de pago a los fijados por la Ley.

1.3.- Ámbito de aplicación y limitaciones

El alcance de esta directiva está limitado a todos los pagos efectuados como contraprestación en las operaciones comerciales realizadas entre empresas, o entre empresas y la Administración. Así como las realizadas entre los contratistas principales y sus proveedores y subcontratistas.

Quedan fuera del ámbito de aplicación los siguientes:

  1. Los pagos efectuados en las operaciones comerciales en las que intervengan consumidores.
  2. Los intereses relacionados con la legislación en materia de cheques, pagarés y letras de cambio y los pagos de indemnizaciones por daños, incluidos los pagos por entidades aseguradoras.
  3. Las deudas sometidas a procedimientos concursales iniciados contra el deudor, que se regirán por lo establecido en su legislación especial.

1.4.- Medidas

Se reduce a un máximo de 30 días el plazo de pago, que se aplicará a partir del 1 de enero de 2013, siguiendo un período transitorio para su entrada en vigor. En lo que se refiere a los plazos de pago entre empresas, se establece un plazo máximo de pago de 60 días por parte de empresas para los pagos a proveedores. Este plazo de pago no podrá ser ampliado por acuerdo entre las partes, con el fin de evitar posibles prácticas abusivas de grandes empresas sobre pequeños proveedores, que den lugar a aumentos injustificados del plazo de pago. A este efecto se establece un calendario transitorio que culminará el 1 de enero de 2013.

2.- Principales modificaciones

2.1.- Plazos de pago

  1. El plazo de pago que debe cumplir el deudor será el siguiente:
    1. 60 días después de la fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios. Este plazo de pago no podrá ser ampliado por acuerdo entre las partes.
    2. Si el deudor recibe la factura o la solicitud de pago equivalente antes que los bienes o servicios, 60 días después de la entrega de los bienes o de la prestación de los servicios.
    3. El plazo de pago que debe cumplir el deudor se computará a partir del día de recepción de los bienes o servicios adquiridos y no podrá prolongarse más allá de los 60 días contados desde la fecha de entrega de la mercancía, en caso de que se haya dispuesto la aceptación o comprobación para verificar la conformidad de los bienes y servicios contratados.
  2. Los proveedores deberán hacer llegar la factura o solicitud de pago equivalente a sus clientes antes de que se cumplan 30 días desde la fecha de recepción efectiva de las mercancías o prestación de los servicios.
  3. La recepción de la factura por medios electrónicos producirá los efectos de inicio del cómputo de plazo de pago.
  4. Podrán agruparse facturas a lo largo de un período determinado no superior a 15 días, mediante una factura comprensiva de todas las entregas realizadas en dicho período u otros documentos para facilitar su gestión. Se tomará como fecha de inicio del cómputo del plazo la fecha correspondiente a la mitad del período de la factura resumen periódica o de la agrupación periódica de facturas de que se trate, según el caso, y el plazo de pago no supere los 60 días desde esa fecha.
No se puede ampliar este plazo por acuerdo entre las partes para evitar el uso de cláusulas abusivas en perjuicio del acreedor.
Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente Ley de morosidad  - Introducción
Publicidad
Calculadoras de gestión de tesorería y negociación bancaria Calculadoras Financieras
Balance y cuenta de resultados banco empresa Gestión y anticipo de efectos comerciales
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas