Inversión en Bolsa, acciones cotizadas Inversión en Bolsa, acciones cotizadas

Invertir en bolsa puede reportar grandes beneficios pero también pérdidas y es más que recomendable conocer la mecánica del mercado antes de iniciarse en dichas inversiones.

Inversión en Bolsa, acciones cotizadas

En detalle:
1.- Decálogo del Inversor de la CNMV

2.- Contratación
  Mercados Nacionales
  Mercados Internacionales

3.- A través de quién comprar y vender
  Entidades Bancarias; Bancos y Cajas de Ahorros
  Agencias de Valores
  Canales tradicionales o Internet

4.- Costes de la Inversión Bursátil
  Comisión del agente
  Canon de la entidad liquidadora
  Comisión del mercado donde se produce la transacción

5.- Tipos de órdenes bursátiles
  Orden a cambio convenido
  Orden a la apertura
  Orden con volumen oculto
  Orden de ejecución mínima
  Orden de ejecutar o anular
  Orden de todo o nada
  Orden  limitada
  Orden mantenida
  Orden On Stop
  Orden por lo mejor

Ten en cuenta que:

  • Invertir en bolsa puede implicar tener que asumir pérdidas.
  • No inviertas nunca todo tu dinero ni esperes una rentabilidad determinada a un plazo determinado.
  • Las pérdidas sólo se consuman cuando vendes, que baje la cotización no quiere decir que pierdas.
  • Asegúrate de invertir a través de brokers autorizados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
  • Recuerda que el mero hecho de tener acciones implica un coste.

1.- Decálogo del inversor bursátil de la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha establecido el siguiente decálogo, como una guía de conducta para el inversor en cuanto a la compraventa de acciones.

  1. Tome sus decisiones de inversión siempre basándose en los hechos y no en rumores o confidencias. Recuerde que es ilegal comprar o vender valores con información privilegiada que no está al alcance de otros inversores.
  2. Posponga la decisión de invertir en valores ofertados por Internet, por teléfono o en una "visita inesperada" hasta que disponga de toda la información por escrito y se haya asegurado de que quién se los ofrece representa a una entidad debidamente registrada.
  3. Tenga en cuenta que en las inversiones usted compromete su ahorro. Tome precauciones ante los vendedores que intentan presionarle para actuar inmediatamente o le prometan rápidos beneficios.
  4. Pida y revise las credenciales de las personas y entidades que no conozca e intenten venderle valores; tenga en cuenta que solo están habilitadas para efectuar este tipo de operaciones las que están debidamente registradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
  5. Examine cuidadosamente los consejos o juicios de valor que le puedan transmitir terceras personas, solicite a su intermediario la información oficial registrada en la CNMV (Folleto Informativo), y no tome su decisión hasta que no conozca las características del producto financiero objeto de su inversión.
  6. Recuerde que éxitos anteriores no son garantía de futuros éxitos en una inversión.
  7. Sea especialmente cuidadoso con las inversiones en valores que ofrecen rentabilidades superiores a las del mercado o cuyo supuesto rendimiento se base en que están exentas de impuestos o cuentan con alguna ventaja fiscal.
  8. Asegúrese de conocer los riesgos de pérdidas en sus operaciones con valores, sin olvidar que a mayores expectativas de grandes y rápidas ganancias suelen corresponder mayores riesgos.
  9. Recuerde que la especulación es una apuesta que sólo es adecuada para aquellos que entienden y pueden controlar los riesgos que implica.
  10. Sepa que sus relaciones con la entidad que le ofrece servicios de inversión deben formalizarse en un documento contractual. Infórmese sobre las comisiones y gastos aplicables a sus operaciones solicitando el Folleto de Tarifas y recuerde además, que debe exigir de su intermediario información periódica del estado de sus inversiones y de los gastos originados por su mantenimiento y custodia, sin perjuicio de que también deba recibir información puntual de cada liquidación que le practique por sus operaciones o por los servicios prestados con sus inversiones.

2.- Contratación

Mercados Nacionales

En nuestro país existen distintos mercados en los que poder adquirir acciones, Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, siendo la primera la más importante a la vez que la que mayor volumen de operaciones mantiene. En este sentido en general cuando se habla del Índice General de la Bolsa nos referimos al Índice General de la Bolsa de Madrid, aunque el resto de las bolsas mencionadas también disponen de sus respectivos índices generales.

Así mismo en nuestro país existe un mercado de contratación unificado entre todas las bolsas nacionales, esto es el mercado continuo, este mercado opera entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, cotizando en él las empresas más representativas de las cuatro bolsas mencionadas anteriormente.

El índice más representativo de este mercado no es otro que el IBEX-35, que agrupa a los 35 valores que concentran el 80 % de la contratación bursátil nacional. Estos 35 valores son revisados semestralmente, por lo que en ocasiones su composición se ve modificada. En cualquier caso, estos 35 valores representan todos los sectores de la economía, a la vez para una empresa el que sus acciones sean integrantes de dicho índice le asegura un elevado volumen de contratación, pues los gestores de grandes carteras siempre mantienen posiciones en dichos valores.

Mercados Internacionales

En ocasiones puede resultar atractiva la compra de activos que cotizan en mercados distintos de nuestro mercado nacional, sin embargo para ello debemos tener en consideración las siguientes cuestiones:

  • Invertir en valores de grandes compañías, si en nuestro país confiamos mayoritariamente en los valores que componen el IBEX 35, en el caso de mercados extranjeros hacerlo en aquellos valores que componen el índice más significativo de dicho mercado.
  • Operar a través de agencias de valores que sean miembros del mercado en el que cotiza el valor que deseamos adquirir, este hecho nos rebajará sustancialmente la factura de gastos de la operación, ya que en caso contrario deberemos asumir los costes de dos intermediarios, ya que nuestra orden deberá ser transmitida a un miembro del mercado bursátil donde cotiza el activo deseado.
  • Las comisiones cobradas por el mercado en el que vamos a realizar la compra, pues están suelen ser más elevadas que las del mercado nacional.
  • El momento del mercado en el que estamos invirtiendo, esto lo podemos determinar a través del gráfico histórico y de los últimos meses del índice más representativo de dicho mercado.
  • Las dosis de prudencia habituales en cualquier inversión de renta variable, desconfiando de todas aquellas inversiones provenientes de los denominados chiringuitos financieros, pues en este caso no sería el primero que pierde todo su dinero y los activos que teóricamente ha comprado.

3.- A través de quién comprar y vender

Para comprar y vender en bolsa podremos acudir a distintos intermediarios financieros, que los vamos a agrupar de forma genérica en:

Entidades Bancarias; Bancos y Cajas de Ahorros

En este caso deberemos aperturar una cuenta de valores, donde serán depositadas las acciones que vayamos adquiriendo en el mercado. Así cuando ordenamos una compra, el efectivo sale de nuestra cuenta y una vez ejecutada los valores adquiridos se depositarán en dicha cuenta y cuando vendemos a la inversa. A este respecto debemos tener en cuenta que la venta de acciones está valorada al día hábil siguiente de su venta efectiva en el mercado, por lo que deberemos esperar un día desde su venta para poder disponer del efectivo.

Agencias de Valores

En este caso deberemos aperturar una cuenta de valores en la agencia, siendo en esta cuenta donde se depositarán los títulos adquiridos, teniendo un día para efectuar el pago de forma efectiva.

Canales tradicionales o Internet

Hasta hace poco tiempo lo habitual era transmitir nuestras órdenes de compra o venta bien acercándonos físicamente a la sucursal de la agencia o banco o bien mediante el teléfono. Sin embargo hoy por hoy el canal que se está imponiendo como más ágil para la inversión bursátil es Internet, operando a través de brokers on-line.

En este aspecto hay que tener cuidado eligiendo bien a través de quién invertimos ya que la seguridad de los datos, así como la información que nos ofrece dicho broker pueden pasar y estar generadas por personas poco adecuadas. En este sentido lo ideal es operar a través de brokers que estén respaldados por algún grupo o entidad financiera cercana y con presencia física. Esto se debe a que si bien los chiringuitos financieros de inversión se han manifestado en múltiples ocasiones es mucho más sencillo montar uno de estos chiringuitos en Internet.

En este sentido les recomendamos extremen su prudencia con todas aquellas ciber empresas o ciber brokers donde en ningún sitio se nos informa de una localización física, un buzón de correo, etc.

4.- Costes de la Inversión Bursátil

Un aspecto importante es que tanto en la compra como en la venta se liquidarán una serie de comisiones, así en el caso de la compra el importe de estas comisiones incrementará el efectivo de la compra, mientras que en la venta lo disminuirá. En operaciones de pequeño importe pueden aminorar considerablemente la rentabilidad de la operación.

Las comisiones más habituales a las que tendremos que hacer frente son:

Comisión del agente

Así estas comisiones suelen estar comprendidas entre el 0,1 % y el 1,0 % del importe de la compra a la vez que están sujetas a unos mínimos, por lo que en función del importe de la orden su cuantía puede aminorar considerablemente la rentabilidad obtenida.

Por otra parte es posible que tengamos que hacer frente a unos gastos de correo, y por último por el hecho de tener depositados nuestros títulos tendremos que hacer frente a una comisión, habitualmente trimestral, denominada de custodia que vuelve a estar fijada por un porcentaje y un mínimo.

Por último cuando recibimos dividendos también estamos sujetos a una comisión de abono de dividendo que además está sujeta a IVA al tipo general, 21 %, en este caso también se fija con un porcentaje y un mínimo.

Canon de la entidad liquidadora

Los cánones cobrados por el Servicio de Compensación y Liquidación de Valores - SCLV - en concepto de la realización de la actividad de liquidación de la operaciones bursátiles varía según sea el efectivo de la misma.

Comisión del mercado donde se produce la transacción

En mercados nacionales, por ejemplo, la Bolsa de Madrid:

Tarifa de la Bolsa de Madrid*
Tramo en Euros Tarifa Aplicable
Hasta 300 1,10 Euros
300,01- 3.000 2,45 Euros + 2,4 PB
3.000,01- 35.000 4,65 Euros + 1,2 PB
35.000,01- 70.000 6,40 Euros + 0,7 PB
70.000,01- 140.000 9,20 Euros + 0,3 PB
Desde 140.000,01 13,40 Euros

*Si la suma de esta tarifa para un mismo cliente final, valor y sentido es superior a 125 euros, se tomará el importe menor de entre las siguientes cantidades:

  • 0,40 de punto básico (0,4/10.000) sobre el efectivo negociado con un mínimo de 125 euros.
  • La tarifa ya calculada.

A la anterior comisión deberemos añadir la comisión del broker, así como la del depositario. Así mismo si la entidad a través de la que realizamos la operación no es broker del mercado deberemos atender dos comisiones, la de dicha entidad y la del broker.

En mercados internaciones, tales como Nueva York, Tokio, Londres, París, etc.

Comisiones cobradas por operar en distintos mercados internacionales (CNMV)*
Bolsa de Nueva York Entre el 0,3 % y el 1 %.
Bolsa de Tokio La comisión oscila entre el 1,15 % y el 0,85 %.
Bolsa de Londres La comisión media se sitúa en el 1 % a la que hay que sumar un impuesto del 0,5 %.
Bolsa de Francfort Entre un 0,04 % para acciones del DAX y un 0,08 % para el resto, la comisión del banco se sitúa entre el 0,5 % y el 1 %.
Bolsa de París Entre el 1 % y el 1,5 %
Bolsa de Amsterdam Entre un 0,65 % y el 1 % de la inversión.
Bolsa de Milán La comisión máxima es del 0,7 %

*Datos para operaciones situadas entre 6.010 euros y 60.101 euros.

A estas comisiones deberemos sumar las comisiones de compra, venta y depósito aplicadas por el miembro del mercado a través del cual realizamos la inversión. Además si nuestra inversión requiere del cambio de divisa deberemos tener en cuenta la comisión aplicada por este concepto.

5.- Tipos de órdenes bursátiles

Al cursar una orden lo podemos hacer con un plazo de validez para un día, si no se ejecuta en ese día automáticamente se anula o bien por un plazo determinado, habitualmente hasta final del mes corriente. Este tipo de órdenes se suelen utilizar cuando se fija un cambio límite, al que no sabemos si se llegará ese día o en días posteriores.

Orden a cambio convenido

Orden que se realiza simultáneamente entre comprador y vendedor pactada de antemano. Conforme a la normativa vigente este tipo de órdenes bursátiles están sujetas a ciertas restricciones.

Orden a la apertura

Orden bursátil que se da en los mercados de valores para su ejecución en el momento de apertura de la negociación diaria de los mercados.

Orden con volumen oculto

Es aquella orden bursátil que muestra al sistema solo una parte de su volumen a negociar. Una vez ejecutado el volumen mostrado, el resto se considerará a todos los efectos, como propuesta de nueva introducción de carácter asimismo oculto. Este tipo de orden tendrá validez sólo para la sesión del día en que es introducida y la cantidad mínima a mostrar será de 250 títulos.

Orden de ejecución mínima

Esta orden bursátil lleva implícita la condición de que al menos se negocie el volumen mínimo indicado como tal al introducir la orden. Si se ejecuta, al menos este volumen mínimo, la orden permanece en el sistema hasta la ejecución del resto, si bien este resto se podrá negociar por cualquier cantidad de títulos.

Orden de ejecutar o anular

La orden bursátil se ejecuta por la cantidad que exista como contrapartida en el momento de la introducción, rechazándose el resto.

Orden de todo o nada

La orden bursátil se ejecuta si, en el momento de introducirse, hay contrapartida para la totalidad de su importe. En caso contrario, el sistema la rechaza.

Orden limitada

Orden bursátil que se formula a un precio máximo para la compra y mínimo para la venta. La orden se ejecutará inmediatamente si hay contrapartida en el mercado a ese precio o mejor. Si no hay contrapartida o esta es insuficiente, la orden o su resto se colocará en el mercado por orden de precio y tiempo de introducción, manteniéndose en el mismo hasta su negociación o cancelación.

Orden mantenida

Es aquella orden bursátil que, aceptando ser ejecutada en el día de su introducción al máximo de variación permitido, desea posicionarse para el día siguiente, por la parte no ejecutada, a un precio que no exceda de la variación máxima permitida para ese día. Normalmente se utiliza en aquellos valores en los que la contratación está "estrangulada" por registrar variaciones del 15 por 100 en su precio.

Orden On Stop

Es aquella orden que condiciona su entrada al sistema a que se ejecute alguna operación al precio propuesto por la misma, o por encima de un determinado nivel si es de compra, o por debajo de un determinado nivel si es de venta. Podrá ser limitada al precio fijado por el operador o a un intervalo de precios entre el citado y otro mínimo para la venta o máximo para la compra.

Orden por lo mejor

Asume el mejor precio que ofrezca el mercado en el momento de su edición. En el caso de que al mejor precio no existan títulos suficientes para atender a la propuesta, esta se satisfará de forma parcial, quedando el resto limitado a dicho precio. En la práctica supone que el operador que recibe una orden de estas características la ejecuta inmediatamente en su totalidad a uno o varios precios. Estas órdenes pueden ser tanto de compra como de venta, fijando únicamente el número de títulos que deseamos transmitir.

Novedades sobre actualización de artículos y calculadoras.

Ahorro e Inversión
Te ayudamos a gestionar tus finanzas personales