Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Préstamos bancarios  - Garantías y comisiones
Accesos rápidos
    2.2 Garantías
    2.3 Comisiones y gastos

2.2.- Garantías

Lógicamente la contratación de un préstamo está sujeta a la aportación de una serie de garantías. En el caso de los préstamos con garantía personal la cuantía de la garantía puede ser superior al 200 % del principal solicitado. Por ejemplo en el caso de solicitar un préstamo de 10.000 € difícilmente la entidad bancaria nos aceptará la operación si no le aportamos unas garantías superiores a los 20.000 €. En el caso de los préstamos con garantía hipotecaria o real la cuantía de la garantía suele situarse por encima del 100 % pues la entidad bancaria, en el mejor de los casos, nos dejará capital suficiente para acometer el pago del 100 % del valor de tasación del inmueble.

Tipos de garantías

a) Reales;  estas garantías son las exigidas en operaciones de muy larga duración, habitualmente más de diez años, siendo la garantía un inmueble que se encuentra directamente vinculado al préstamo y que responde de su pago. Así si las cuotas del préstamo no son atendidas en su vencimiento lo primero que hará la entidad financiera para cobrar la deuda será embargar dicho inmueble. Debemos resaltar que no siempre el embargo del inmueble cubre la totalidad de la deuda contraída en dicho momento.

b) Personales; se habla de garantía personal cuando no existe ningún inmueble directamente vinculado al préstamo y por tanto esta nos concede el préstamo basándose en nuestra solvencia teórica. Así la entidad a través de nuestra capacidad de generación de ingresos y nuestro patrimonio estima nuestra capacidad para hacer frente a las cuotas. En estos casos suele ser de gran importancia la experiencia previa que tenga la entidad financiera con el titular del préstamo. Hay que destacar que el hecho de que aunque ninguno de los bienes del titular del préstamo se encuetre directamente vinculado con el préstamo, en caso de impago la entidad bancaria iniciará la ejecución de las garantías del mismo, esto es, depósitos, inmuebles, incluso nóminas o pensiones hasta la cuantía del salarío mínimo profesional.

c) Pignoraticias; se trata de utilizar como garantía del préstamo un capital depositado en la misma entidad financiera que nos concede el préstamo. En estos casos lo más habitual es que la entidad nos solicite como garantía una cantidad equivalente a la suma del principal más los intereses del préstamo. Evidentemente mientras este capital actúa como garantía no podemos disponer de el, si bien suele estar remunerado utilizándose para ello contratos de depósitos bancarios.

d) Avalistas; se trata de la implicación directa de terceras personas en la operación de préstamo de tal modo que ante la falta de pago de los titulares del préstamo la entidad financiera podrá dirigirse contra estos últimos para que atiendan el pago. Así es habitual que una entidad bancaria solicite avalistas cuando: la capacidad de pago de los titulares no está clara o cuando las garantías presentadas no son suficientes o muy justas para el riesgo admitido por la entidad.

Recuerde: de un préstamo el titular o titulares responden con la totalidad de su patrimonio, presente y futuro.

2.3.- Comisiones y gastos

Los costes de un préstamo están agrupados en función del momento de la vida del préstamo en que nos encontremos. Así tendremos:

a) Comisión apertura y gastos de formalización, son todas las comisiones y gastos en los que incurrimos para su contratación: fedatario público, tasaciones, etc.
b) Intereses, durante la vida normal del préstamo tan sólo deberemos de hacer frente a los intereses devengados en cada período de liquidación sin tener que hacer frente a otro tipo de gastos o comisiones.
c) Gastos por modificaciones, si realizamos amortizaciones anticipadas, lo cancelamos anticipadamente, o modificamos sus características deberemos hacer frente a comisiones y gastos, si bien muchas de estas comisiones son negociables y en ocasiones no se liquidan.
d) Gastos al vencimiento, en el caso de algunas modalidades, como son los préstamos o créditos hipotecarios, al vencimiento de la operación debemos de hacer frente a los gastos de levantamiento de hipoteca, esto es, de nuevo hemos de acudir al notario para obtener una escritura de levantamiento de hipoteca que a su vez deberemos presentar en el registro de la propiedad.

En cuanto a las liquidaciones todos los préstamos se liquidan con una frecuencia, predeterminada en el momento de la contratación, mensual, trimestral, cuatrimestral o anual. Esta cuota esta compuesta habitualmente de intereses y amortización. Así en cada cuota liquidaremos los intereses generados por el capital pendiente hasta dicha fecha más una parte de dicho capital, siempre y cuando no se trate de un préstamo con carencia, bien sea esta de principal, de intereses o total.


Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Préstamos bancarios  - Garantías y comisiones
Carrito
No hay productos.
Calcula todo tipo de préstamos y leasing con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play
Calculadoras financiación pymes Calculadoras financiación
Leasing financiero Préstamos cuota constante, carencia, en progresión... Gestión y anticipo de efectos comerciales
Copyright 1998© NewPyme S.L. - Contactar con nosotros - 902 570 697 - Publicidad - Aviso Legal Aviso Legal